Fotografía de Viajes y la importancia de investigar sobre el destino


Artículos mensuales sobre fotografía de viajes para aprender paso a paso

Sandra Vallaure se estrena en nuestro blog como colaboradora y lo hace con un interesantísimo artículo sobre la necesidad de investigar sobre los sitios a los que viajemos. Te desvela paso a paso su interés por la fotografía de viajes y consejos muy útiles para planificar tus fotos de viaje basados en su experiencia. Cuanto menos improvises, más posibilidades tendrás de captar imágenes que cuenten una historia

Fotografía de Sandra Vallaure.

 

Me gusta empezar por el principio. Por eso, además de agradecer infinitamente al equipo de concursosdefotografia.com por dejarme la oportunidad de escribir aquí, me gustaría presentarme brevemente.

 

Me llamo Sandra Vallaure y soy una apasionada de la Fotografía y de los Viajes (sin que el orden de los factores altere el producto). Empecé a viajar antes que a hablar y me inicié en la Fotografía antes que en cualquier otra cosa.

 

Sin embargo, la Fotografía siempre me impuso mucho respeto. Demasiado. Y me pasé mucho tiempo viajando y haciendo fotos malísimas.

 

Hasta que un día me harté y me propuse aprender para ponerle remedio. De eso hace 11 años. Al ver lo mucho que cambiaban mis imágenes (y lo siguen haciendo) pensé que era una pena no compartirlo con otros aficionados. Así es que en 2014 empecé mi blog Sifakka y un año más tarde lancé un podcast sobre Fotografía de Viajes llamado Destino Sifakka.

 

Pero basta de hablar de mí. Hablemos de ti. O mejor aún, hablemos de tu interés por la Fotografía de Viajes.

 

Porque es una disciplina fotográfica que te interesa ¿no es cierto?

 

Bien.

 

Esto significa que buscas enseñar a los demás tu forma de ver el mundo.

 

Por eso, antes de emprender un nuevo viaje, piensa en el tipo de imágenes que quieres capturar. Esa reflexión te ayudará a que tus fotos sean más personales y profundas. En definitiva, únicas.

 

Pero… ¿Cómo vas a determinar a ciegas qué fotos quieres hacer?

 

Hacer cualquier cosa a ciegas es bastante complicado. No digo que no sea posible pero dudo mucho que durante un viaje consigas fotos que transmiten si lo dejas todo al azar y te fias de tu capacidad de improvisación.

 

¿Por qué?

 

Pues porque…

 

1. Establecerás de antemano qué tipo de fotos quieres hacer

Fotografía de Sandra Vallaure.

 

Puede que ahora mismo no te parezca importante o que no le encuentres la utilidad pero en cuanto lo hagas la primera vez, verás como hay un antes y un después en tus fotos.

 

Este ejercicio de reflexión te ayudará a inspirarte (sobre todo visualmente) y también a que tus fotos sean más originales.

 

Ya, ya sé que hay muy pocos lugares en el mundo vírgenes y sin fotografiar. Pero precisamente por eso, porque el mundo ya ha sido explorado y fotografiado, puedes beneficiarte de las experiencias de otros y construir las tuyas viendo sus fotos y leyendo sus crónicas.

 

Tal vez descubres fotos que harías de manera diferente, capturas que se verían mejor desde otro ángulo o en otro momento del día, imágenes que serían mejores si fueran panorámicas o escenas que contarían mejor una historia si se tomaran durante la hora azul…

 

Obviamente, por muy exhaustiva que sea tu investigación difícilmente podrás predecir lo que ocurrirá durante tu viaje. Siempre encontrarás un millón de cosas interesantes que querrás fotografiar. Pero disponer de un plan básico y bien trabajado hará que tu Fotografía de Viajes alcance otra dimensión.

 

2. Maximizarás tu tiempo

Fotografía de Sandra Vallaure.

 

El tiempo es un lujo. Así, en general.

 

Pero si hablamos del tiempo para disfrutar practicando Fotografía de Viajes, tu tiempo es un lujo aún más valioso si cabe.

 

Por desgracia, como todas las cosas buenas y los lujos, es finito. Por eso, es fundamental que lo aproveches al máximo y que lo exprimas. Casi casi como si no fueras a volver allí a hacer fotos.

 

Porque… ¿Quién sabe?

 

Si alguna vez volverás a ver atardecer en el Outback. Si tendrás otra oportunidad de fotografiar un grupo de leonas cazando en la sabana tanzana. Si conseguirás alcanzar las Torres del Paine una vez más…

 

Quizá sí.

 

Sin embargo, ante la duda, tenlo todo preparado. Investigar sobre tu destino te permitirá saber dónde quieres ir, establecer un itinerario lógico y, sobre todo, qué quieres capturar con tu cámara… y cómo.

 

Sólo así conseguirás mejorar tus fotografías de viajes.

 

3. Encontrarás localizaciones interesantes (y poco conocidas)

Fotografía de Sandra Vallaure.

 

Ya sé lo que me vas a decir:

 

De eso se trata ¿no? De ir a sitios a lo que nadie va.

 

Tienes razón. Pero sólo en parte.

 

Seguro que en el destino al que tienes pensado viajar hay determinadas localizaciones o monumentos a los que todo el mundo va. ¿Te has preguntado por qué? ¿Qué empuja a esos viajeros a ir?

 

Sin duda será una razón de peso.

 

De modo que si el resto va ¿tú te lo vas a perder? Y sobre todo, ¿vas a dejar de fotografiarlo?

 

Muchos fotógrafos de viajes llamamos a esas imágenes “fotos de postal” o “postales” por razones obvias. Y déjame que te confiese que yo soy la primera que hago postales durante mis viajes. Lo reconozco y no tiene nada de malo.

 

Pero siempre intento darles un toque personal, ya sea en la luz, trabajando la composición o buscando un ángulo nuevo. Y para ello, me inspiro de decenas (o a veces centenas) de fotos de ese lugar determinando qué me gusta de algunas y qué no me gusta de otras.

 

Y tú también deberías de inspirarte visualmente sobre tu destino fotográfico.

 

Descubrirás un millón de posibilidades sobre lugares megafamosos y archivisitados. Sí.

 

Pero entre búsqueda y búsqueda también encontrarás pequeñas joyas. Lugares y rincones que no sabías ni que existían y que, por arte de magia, tú también querrás capturar con tu cámara.

 

Y son esas localizaciones las que te permitirán mostrar una cara de tu destino que seguramente muy pocos conocemos. Gracias a ellas lograrás tener una experiencia única explorándolas y fotografiándolas.

 

Y para colmo habrás estado en un lugar al que muy pocos llegan.

 

4. Descubrirás los sitios que es mejor evitar

Fotografía de Sandra Vallaure.

 

Del mismo modo que averiguar esas localizaciones que pasan desapercibidas a la mayoría de los fotógrafos será un regalo, descubrir los sitios que es mejor evitar te ahorrará más de una mala experiencia.

 

En primer lugar, por tu propia seguridad.

 

Ese desconocimiento te podría llevar a pasear por áreas poco recomendables en las que podrían robarte tu equipo.

 

No creo que sea una buena idea pasearte con esa flamante cámara que te acaban de traer los Reyes Magos por el Barrio Español en Nápoles. Si ves a un par de tipos montados en una Vespa que no paran de mirarte, igual es mejor que metas la cámara en la mochila y te la coloques de tal forma que no te den un “tirón”.

 

O podrías encontrarte en un lugar en que puedas sufrir un accidente.

 

Si sabes que va a haber temporal y fuerte viento, puede que no sea buena idea recorrer la “Bondi to Cogee walk”, un precioso sendero costero que te lleva desde una de las playas más famosas de Sydney a otra bahía igualmente espectacular.   

 

En segundo lugar, porque así evitarás perder el tiempo en ir a localizaciones que fotográficamente no valen nada.

 

Hemos hablado ya de la importancia del tiempo y de cómo en un viaje, y sobre todo a la hora de hacer fotos, es un bien finito que tienes que aprovechar al máximo.

 

Por eso ¿de qué sirve ir a lugares en lo que no vas a conseguir al menos una foto que merezca la pena? Busca, investiga, averigua. Sólo así te desharás de la paja, de todas esas localizaciones que no tienen nada que ofrecerte (siempre desde tu punto de vista, claro).

 

Y por ultimo, porque no tendrás miedo a perderte… Y eso significa que podrás hacer el fotón de tu viaje sin saber que te estaba esperando a la vuelta de la esquina…

 

5. Planificarás mejor tus fotografías

Fotografía de Sandra Vallaure.

 

He perdido la cuenta de los fotógrafos invitados en mi podcast Destino Sifakka que han destacado la importancia de la planificación para conseguir la foto que buscaban. Y esto es algo esencial en Fotografía de Viajes.

 

Si te has quedado alguna vez con la boca abierta al ver una foto de un viaje y has pensado “qué suerte haber podido hacerla”, siento corregirte. No ha sido suerte. Ha sido el resultado de un, generalmente meticuloso, trabajo de planificación.

 

Piensa por un momento en todos los elementos que han tenido que conjugarse para que esa foto fuera posible.

 

Pues sí…

 

Tú también debes tener en cuenta las condiciones climatológicas y el tipo de luz que te puedes encontrar. Si quieres fotografiar un atardecer, averigua a qué hora se pone el sol y en qué dirección. O si eres un aficionado a la Astrofotografía pregúntate si ese día se verá la Vía Láctea y si habrá contaminación lumínica.

 

Y la mejor herramienta para ello es una aplicación móvil que se llama PhotoPills. Es una navaja suiza que llevas siempre en el bolsillo y que te ayuda a planificar cualquier foto que imagines en cualquier lugar del mundo.

 

Una buena planificación te permitirá conseguir una foto de ensueño. La improvisación no.

 

6. Comprenderás la cultura de tu destino

Fotografía de Sandra Vallaure.

 

¿Acaso no es esa la razón por que la te gusta viajar? ¿Para conocer nuevos lugares y descubrir la cultura de los locales?

 

Evidentemente, una parte de ese proceso de conocimiento lo adquirirás sobre el terreno, conforme vayas viviendo experiencias en tu destino y observes lo que ocurre a tu alrededor.

 

Pero hay una parte muy importante que puedes aprender desde casa. Hoy. Ahora. Ya.

 

Leyendo (mucho) averiguarás en gran parte en qué consiste la cultura de ese destino. Eso te permitirá conocer mejor cómo se comporta su sociedad, qué aspectos son más relevantes (política, religión, economía, etc.) y algo muy importante: qué la diferencia de las demás.

 

De este modo serás capaz de establecer temas fotográficos que te puedan interesar.  

 

¿Y cómo te ayudará a hacer mejores fotos el conocer la cultura de ese destino?

 

La respuesta a esta pregunta me lleva a la siguiente razón por la que merece la pena que investigues tu próximo destino fotográfico…

 

7. Te resultará más fácil fotografiar a la gente

Fotografía de Sandra Vallaure.

 

Una de las experiencias más gratificantes durante un viaje es fotografiar gente. El hecho de hacer fotos, y sobre todo retratos, en una gran excusa para contactar (con más o menos profundidad dependiendo de la barrera del idioma) con los locales y adentrarte en una cultura que seguramente te es completamente ajena.

 

Por desgracia son muchos los lugares del mundo donde a la gente no les gusta ser retratados.

 

Es difícil decir por qué motivo ocurre esto en algunos grupos o regiones. Saber exactamente cuáles son los motivos te ahorraría seguramente muchos momentos incómodos.

 

Por ejemplo, en un país profundamente conservador, una mujer no va a reaccionar amigablemente si eres un hombre y te acercas a fotografiarla sin que su marido esté presente. Es una cuestión cultural que difícilmente sabrás si no te informas de antemano.

 

Otra razón importante es la religión. Hay países o ciertos eventos de corte religioso que te exigirán máximo respeto y, por lo tanto, deberás evitar hacer fotos a la gente.

 

O al contrario.

 

A pesar de lo que podría parecer, hacer fotos durante un funeral en Sulawesi (Indonesia) está permitido. Es más, durante la ceremonia (que dura varios días y en las que se realizan todo tipo de rituales, incluidos sacrificios de animales) los participantes reaccionar con total normalidad ante la cámara. Si no hubiera investigado al respecto, nunca me hubiera enterado de estos funerales tan peculiares ni hubiera incluido la región de Tana Toraja en mi itinerario.

 

A la inversa, puedes encontrarte países o situaciones en los que los locales son tremendamente tímidos. Me vienen a la mente los días que hice el Camino Inca en Perú. Por más que intenté romper el hielo con los porteadores, me costaba un mundo que intercambiaran más de dos frases conmigo. ¡Eso por no hablar de que me miraran a los ojos!

 

No obstante, no me sorprendió: era algo que había leído de modo que no intenté forzar la situación ni hacer fotos que fueran incómodas.

 

Por último, el hartazgo también puede ser un motivo de peso. Esto es simplemente porque casi todos los turistas (entre los que me incluyo y asumo mi culpa aunque estoy aprendiendo a moderarme) vamos con nuestra cámara disparando a diestro y siniestro. Cuando estés en un lugar muy turístico, evita usar tu cámara como si fuera una metralleta y piensa con detenimiento cada foto en la que vaya a salir gente.

 

Es evidente que cuanto más sepas sobre la actitud que tienen los locales hacia el hecho de ser fotografiados, mejor podrás adaptarte a la situación.

 

Por tanto, no dejes de ser empático y respetuoso. Ponte en el lugar de la persona que está delante de tu cámara. ¿Cómo te sentirías si fueras ella?

 

¿Dejarías que un extraño te hiciera una foto así?

 

8. Sabrás si hay algún evento que merezca la pena fotografiar

Fotografía de Sandra Vallaure.

 

Los festivales y eventos culturales son seguramente uno de los momentos más especiales que puedes fotografiar durante un viaje. Son oportunidades únicas que te permiten asistir a algo que no se produce habitualmente y conseguir imágenes que documentan cómo son las celebraciones en ese destino. Además, son una excelente manera para que aprendas sobre la cultura local y las costumbres.

 

¿Por qué un festival es una gran oportunidad fotográfica? Por el espectáculo en sí, el color con el que se tiñe y por las multitudes. Los participantes se visten con sus mejores ropas, sus trajes tradicionales o con disfraces raros por diversión.

 

A lo largo de mis viajes siempre voy buscando, en la medida de lo posible, algún evento de este tipo. Pueden ser eventos de cierta frecuencia como el cambio de guardia en Buckingham Palace, festivales anuales como el Hakata Gion en Fukuoka o momentos únicos como uno de los funerales en Sulawesi que mencionaba en la sección anterior.

 

Si antes te explicaba la importancia de maximizar el tiempo durante tu tiempo, imagínate durante un evento de estas características. ¡Le tienes que sacar todo el partido posible!

 

Por eso es indispensable que investigues qué tipo de eventos te puedes encontrar en tu destino y, sobre todo, cuándo ocurren. Idealmente, si encuentras algo muy muy especial incluso deberías plantearte el fijar las fechas de tu viaje en función de ese evento.

 

Además del qué y del cuándo, es importante que te informes sobre el cómo y el por qué. ¿Qué tipo de festival es? ¿Religioso, cultural, artístico, deportivo? ¿Cuándo se celebra y cuánto dura? ¿Cómo se desarrollan los acontecimientos? ¿Hay algún momento especialmente álgido? ¿Por qué se celebra y qué tiene de especial?

 

Estas son algunas de las preguntas que te ayudarán a documentarte en profundidad. Recuerda que cuanto menos improvises, más posibilidades tendrás de captar imágenes que cuenten una historia y que reflejen lo que experimentaste.

 

Eso por lo no hablar de lo fácil que te resultará fotografiar a los participantes. Es un momento de relajación y buen humor. ¡Aprovéchalo para mezclarte con los locales y acercarte a la acción!

 

9. Conocerás algunas de las dificultades a las que te enfrentarás

Fotografía de Sandra Vallaure.

 

Por mucho que trates de anticiparte, siempre habrá algo que no saldrá como lo tenías planeado y no podrás hacer la(s) foto(s) que tenías en mente.

 

Lo sé. Llevo todo el artículo insistiendo en que te esfuerces por realizar un trabajo de investigación antes de emprender el viaje.

 

Sin embargo, te gustará saber cómo podrías reaccionar si te cruzas con dificultades como éstas:

 

  • Mal tiempo. No hay nada más desmoralizador que estar en un lugar increíble y tener un tiempo horrible. Puedes intentar minimizar el impacto del clima adverso llendo a tu destino cuando la estadística dice que el clima será ideal. Pero ya sabes que las predicciones meteorológicas no son una ciencia exacta.

 

  • Obras y trabajos de restauración. ¿Acaso no te has encontrado nunca con un andamio delante de una majestuosa catedral o que el templo con el que llevabas años soñando visitar está restaurándose? Es inevitable, pero si dispones de antemano de esa información te evitarás una frustración y puede que incluso decidas cambiar las fechas de tu viaje.

 

  • Hordas de gente. No te descubro la pólvora si te digo que hoy en día viajar ha dejado de ser un lujo reservado a unos pocos. Así es que difícilmente encontrarás algún destino en el que estés completamente solo. Más bien al contrario: los destinos más populares están masificados. No te agobies si llegas a las puertas de la Mezquita Azul en Estambul y ves turistas por todas partes.

 

  • Tráfico o lugares difícilmente accesibles. Hay ciudades como Bangkok o Jakarta en las que el tráfico es imposible. Hay países como Madagascar o Nueva Zelanda en los que llegar a cualquier parte por carretera lleva más horas de lo que te gustaría. Anticípate y te ayudará a la hora de planificar tus fotos, sobre todo si tienes intención de fotografiar en momentos del día muy concretos como el amanecer o el atardecer.

 

Llegados a este punto, es evidente que mucho que investigues, hay ciertas cosas que es imposible controlar o con las que tendrás que lidiar durante tu viaje. Y eso afectará a tus imágenes, sin duda.

 

Pero no es lo mismo ir en verano a Escocia sabiendo que el tiempo es tremendamente cambiante y que, te guste o no, tendrás que adaptarte rápidamente a unas condiciones climatológicas que no tener ni idea y tener que arreglártelas como puedas sobre la marcha.

 

Tu capacidad de adaptación y de tener un plan B será mayor.

 

Consigue que tu Fotografía de Viajes sea como sueñas

El hecho de que investigues sobre el destino al que planeas viajar no significa que tengas que saber absolutamente todo sobre él. No es una cuestión de crearte limitaciones. Al revés.

 

Lo que consigues con ello es hacerte una idea sobre qué esperar y cómo planear capturar con tu cámara algo que te interesa realmente. Siempre tendrás tiempo para explorar y nunca se sabe qué oportunidades fotográficas surgirán durante tu viaje.

 

Porque al final, es eso: es tu viaje.

 

Haz fotos de lo que quieras y cómo quieras. Un poco de investigación no hará más que ayudarte a no dejar nada atrás y a conseguir que tu Fotografía de Viajes sea como sueñas.


Deja un comentario





Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.