6 claves imprescindibles para planificar tu Fotografía de Viajes


¡Qué suerte! ¿No? Estabas en el lugar adecuado en el momento justo.

 

He perdido la cuenta de las veces que alguien me ha dicho eso al ver una de mis fotos.

 

Y aunque a veces es cierto, porque también me gusta dejar paso a la sorpresa y a la espontaneidad, la mayor parte de mis fotos favoritas las conseguí gracias a una planificación.

 

Si te gusta la Fotografía de Viajes tanto como a mí, seguro que uno de los principales problemas a los que te enfrentas en cada viaje es la falta de tiempo.

 

Te falta tiempo para descubrir lugares nuevos, explorar rincones ocultos. Y para fotografiar, claro. Ciudades, gente, mercados, escenas callejeras, un atardecer de película…

 

Yo también sufro esa escasez de tiempo, no creas. Estamos todos condenados a ello.

 

Por eso, es imprescindible que planifiques cuidadosamente las fotos que quieres hacer durante tu viaje. Y los lugares donde las quieres hacer. Esa anticipación será la que te permitirá para aprovechar al máximo cada hora.

 

Y es que no importa la temática. Paisaje (urbano o de naturaleza), calle, retratos, arquitectura,… Nunca te arrepentirás de haber planificado una foto o una sesión de fotos.

 

1. Persigue la inspiración que te haga imaginar tu propia fotografía de viajes.

 

La inspiración es esencial. Sin ella, tu Fotografía de Viajes morirá.

 

Dicho así suena muy cruel pero es la realidad.

 

Si quieres ser un auténtico Fotógrafo de Viajes, tu trabajo es crear imágenes.

 

Eso significa explorar el mundo y capturarlo mientras saboreas la experiencia que estás viviendo. Busca algo en lo cotidiano y mundano que te despierte una emoción, y cuando lo encuentres, se testigo junto a tu cámara de esa emoción. Tu objetivo es filtrar la realidad y mostrar tu propia visión del mundo.

 

Tu trabajo como Fotógrafo de Viajes no es sentarte delante del ordenador, soñando con tener el último modelo de cámara supersónica. Olvídate de esa idea errónea de que comprar una cámara nueva hará que surja la “inspiración”.

 

La verdadera forma de encontrar una inspiración que sea duradera y que se mantenga durante el tiempo no es mudarte a vivir a otro lugar, ni cambiar tu cámara. Tienes que cambiar tu actitud.

 

Devora insaciablemente todo tipo de arte y expresiones de creatividad de campos tan dispares como aleatorios. La única regla es no tratar de encontrar inspiración en lugares que personalmente no encuentres interesantes.

 

Por ejemplo, si no te gustan los museos y las exposiciones, no vayas allí por el mero hecho de que “necesitas” ser “culto” o algo por el estilo. Si encuentras inspiración en Instagram, úsala. No es necesario tener ningún tipo de inspiración “intelectual”.

 

Si encuentras inspiración en las revistas del corazón, úsalas. Si encuentras inspiración en la música heavy, úsala. Si encuentras inspiración en las figuritas de Lego, los cómics de Tintín o las pelis de “Las Guerras de las Galaxias”, úsalos.

 

Y, por supuesto, inspírate de otros fotógrafos. Hay tanto talento al alcance de tu mano…

 

Pero el problema es precisamente ese: la saturación. Hoy en día el número de fotos que puedes ver es tan astronómico que a veces puede ser difícil encontrar un pequeño diamante en una maraña de imágenes. Tendrás que buscar y rebuscar hasta dar con algo que te merezca la pena.

 

Por último, abandona esa creencia de que la inspiración surge como una chispa y te hace dar un salto de la silla para lanzarte a hacer “cosas creativas”. La inspiración es más bien un proceso, un método que sigues para crear arte. Tu propia versión del arte.

 

Y ese proceso consiste en reunir ideas, sintetizarlas y producir un producto final: una foto, una serie, un proyecto fotográfico…

 

Inspirate y crecerás como Fotógrafo de Viajes.

 

2. Determina la localización adecuada

 

Si no estás familiarizado con el área donde tienes pensado hacer fotos, trata de averiguar todo lo que puedas sobre esa localización antes de salir corriendo de casa (o del tu alojamiento).

 

Investiga en internet e intenta recopilar el máximo de información posible.

 

Y si no la encuentras, no te desesperes.

 

¿Alguna vez has pensado “maldita sea, me gustaría estar en X o Y para poder fotografiar Z”?

 

No hace falta.

 

Un buen Fotógrafo de Viajes es capaz de hacer una buena foto en cualquier lugar. Por mucho que un destino o un rincón te parezca imposible, cambia tu forma de mirarlo, busca cómo sacarle el mejor partido. Es cuestión de perspectiva.

 

No obstante, a la hora de planificar e investigar fíjate en lo siguiente:

 

Apariencia visual

Por supuesto, la apariencia visual es algo que deberías de tener en cuenta a la hora de elegir tu localización.

 

Asegúrate de que exploras la localización exhaustivamente y desde diferentes ángulos. Puede que encuentres un ángulo o una composición en la que no habías pensado. No tienes por qué encontrarlo todo a la primera: explóralo meticulosamente y toma luego la decisión final.

 

Condiciones de luz

Asegúrate, también, de analizar las condiciones de luz que encontrarás en esa localización. ¿Te has fijado en el tipo de luz que hay y la forma en que cambiará según el momento del día en el que vayas? ¿Por dónde se pone el sol? ¿Dónde crea sombras?

 

Puedes usar mi aplicación favorita, PhotoPills, para calcular la posición exacta del sol (o de la luna, la Vía Láctea…), averiguar en qué dirección se moverá o a qué altura estará a una hora determinada entre otras muchas cosas. Las posibilidades que ofrece son infinitas. Tienes más detalles sobre esta aplicación un poco más adelante.

 

Cuando dispones de esa información es mucho más fácil planear todo. ¡Cuanto más sepas, más potencial podrás sacarle a la localización!

 

Acceso

Ten en cuenta que necesitarás llegar allí … ¡mientras cargas todo tu equipo! Si es un lugar alejado de la civilización y necesitas hacer una caminata de 3 horas para llegar allí, será mejor que lo sepas con antelación ¿no te parece?

 

A veces algunas localizaciones requieren un esfuerzo adicional y tendrás que establecer si el esfuerzo merece la pena, si te afectarán las condiciones climatológicas, si el camino es seguro…

 

No dejes este tipo de cosas al azar, sobre todo por tu seguridad (y la de los que te acompañan).

 

Seguridad

Sin duda alguna, la seguridad debe siempre ser tu prioridad. Es más, si piensas viajar al extranjero, no te olvides de contratar un seguro de viajes y médico. Por lo que pueda pasar.

 

A menudo una localización puede ser peligrosa sin que lo sepas. En una ciudad, por ejemplo, podrías encontrarte sin querer en un barrio poco recomendable. Y no creo que te hiciera mucha gracia ir a un sitio a hacer fotos chulas para terminar siendo víctima de un atraco.

 

En el campo o en la montaña, ten cuidado donde pisas. Parece una tontería pero un paso mal dado podría suponer una caída. Y atento a las condiciones climatológicas: si se espera una nevada de campeonato, igual no es el día de ir a dar un paseíto por el monte.

 

Popularidad

¿Cuánta gente conoce esa localización? ¿Es un lugar al que va un montón de gente (locales, turistas, otros fotógrafos) cada día?

 

Es algo a tener muy en cuenta sobre todo si tienes pensado situarte en un sitio muy concreto. Por ejemplo, el mirador del Top of the Rock en New York es un sitio al que suele ir muchísima gente, especialmente al atardecer. Así es que si quieres un buen sitio desde el que hacer tu foto tendrás que llegar con mucha antelación.

 

También podría afectar a tu encuadre, por si alguien se te cuela inesperadamente…

 

O incluso si vas a necesitar tu trípode para la toma, ten cuidado si hay gente pasando todo el rato cerca de ti. Alguien podría tropezar con el trípode y fastidiarte el encuadre o incluso la toma si estás haciendo una larga exposición o un horquillado.

 

3. Emplea las mejores herramientas

 

Aprovecha no sólo el poder de internet sino también las posibilidades que te ofrecen una serie de herramientas que harán que tu planificación vaya un paso más allá.

 

Aquí te dejo mis favoritas:

 

PhotoPills

¿Qué es PhotoPills?

 

Respuesta rápida: la aplicación de Fotografía que sirve para todo.

 

Con PhotoPills puedes resolver todos los problemas que puedas imaginar: descubrir la profundidad de campo, saber cuándo ocurrirá la hora azul, planificar una sesión de rastros de estrellas, la Vía Láctea… Incluso hace todos los cálculos necesarios para ajustar la exposición o usar filtros.

 

Y lo mejor de todo es que puedes usarla en cuanto te la descargues en tu teléfono móvil, independientemente de tu experiencia y habilidad como fotógrafo. Si eres un principiante, por ejemplo, puedes comenzar a activar los widgets o usar la Realidad Aumentada nada más llegar a la localización para confirmar tu composición.

 

Como Fotógrafa de Viajes, comencé a usar el Planificador para capturar algunas de mis imágenes favoritas durante la hora azul. Pero a medida que he ido aprendiendo más y más acerca de la aplicación (tanto con el paso del tiempo como también tras más de un echar un vistazo a la Academia) me he dado cuenta de que puedo utilizarla de mil y una formas y en cualquier ocasión…

 

En cuánto descubras sus súper poderes, no podrás dejar de usarla.

 

PhotoPills está disponible en iOS y Android.

 

Google My Maps

¿Cómo? ¿Que aún no usas Google My Maps? Eso es, con “My” entre medias.

 

Pues no sabes lo que te estás perdiendo.

 

Es la herramienta que le permite utilizar Google Maps como planificador de viaje al crear un mapa personalizado y agregar pines para señalar ubicaciones específicas.

 

En primer lugar, te permite llevar a cabo una tormenta de ideas y almacenar localizaciones interesantes para futuros viajes o sesiones fotográficas. Así, siempre que encuentres un rincón que te llame la atención te asegurarás de no olvidarte y de tener todos esos sitios en una misma fuente de consulta.

 

En segundo lugar, te ayuda a planificar tu itinerario, ya sea de viaje o entre localizaciones. No hay nada como planificar visualmente. Es mucho más fácil por consultar toda la información de un vistazo.

 

Y por último, el mapa te ayuda a desplazarte sobre el terreno. ¿No estás seguro de algo? Métete en tu mapa y consulta el recorrido o las notas que hayas ido tomando.

 

Incluso puedes guardar los mapas sin conexión en caso de que no tengas acceso a internet o no quieras que tu operador te fría en la próxima factura por culpa de tu consumo de datos en itinerancia (roaming).

 

Google Maps está disponible en iOS y Android.

 

Google Earth

Google Earth es una herramienta tremendamente poderosa para explorar posibles ubicaciones de fotografía en cualquier área.

 

Básicamente puedes colocarte en cualquier punto de la Tierra y ver cómo es la topografía en ese lugar específico. ¿No te parece genial?

 

Google Earth te permite buscar un área específica a vista de pájaro. Pero también te permite acceder a una vista desde tierra y girar 360º.

 

Gracias a la vista desde tierra, podrás moverte por el paisaje y ver todas las perspectivas que  te puedas imaginar. También puedes alternar entre la vista en 2D y la vista de 3D en órbita.

 

Mientras exploras la ubicación, intenta cambiar tu ángulo de visión, muévete hacia distintas posiciones, acércate y aléjate. Esto te ayudará a determinar posibles puntos de disparo, diferentes composiciones en una misma localización y, por supuesto, ¡encontrar el camino para llegar allí!

 

Siempre uso Google Earth cuando estoy planeando una sesión fotográfica. Esta herramienta es particularmente útil porque me permite tener una representación en 3D del área o ubicación mucho antes de acceder a ella en la vida real.

 

Puedes descargar la aplicación en tu móvil, tableta y ordenador para usarla desde cualquier dispositivo.

 

Google Earth está disponible en iOS y Android.

 

Windy

Me encanta usar Windy para comprobar las condiciones climáticas presentes y futuras de la localización. Es impresionante la gran cantidad de datos que proporciona y lo estéticamente perfecta que es la forma de mostrarlos.

 

Para una ubicación específica, puedes verificar las condiciones actuales: viento (dirección y velocidad), lluvia, nieve, temperaturas, nubes (a diferentes altitudes) y olas (dirección, fuerza y temperatura del agua).

 

Además de esto, también dispones de mogollón de información súper detallada en la barra ubicada en la parte inferior de la pantalla. Te facilita un pronóstico de 7 días de todos estos elementos con diferentes pantallas (básica, meteograma y aérograma) además enlaces de cámara web y fotos satélite de forma gratuita. Es muy útil.

 

Y hay más. Windy te brinda la posibilidad de crear mapas personalizados con tus preferencias de color. También puede observar la evolución del pronóstico a medida que pasa el tiempo en un rango de días.

 

Puedes descargar la aplicación Windy en tu móvil y tu tableta. Pero también puedes usarla en tu ordenador a través de la página web.

 

Windy está disponible en iOS y en Android.

 

4. Establece qué equipo vas a necesitar

 

Cuando alguien de mi entorno o incluso un lector del blog me pregunta qué cámara de fotos debería de llevarse a su próximo viaje, siempre respondo lo mismo: “Depende”.

 

Ya, ya sé que me vas a decir que esa es la respuesta “fácil”. Pero no puedo mentirte: no hay una solución mágica y perfecta.

 

En realidad tienes que responder a una serie de preguntas. ¿Qué tienes pensado fotografiar? ¿Qué tipo de imágenes quieres capturar? ¿Qué historias quieres contar y cómo quieres hacerlo?

 

Porque el equipo que lleves será muy diferente si vas a pasar unos días en Singapur o si vas a estar dos semanas en la Patagonia chilena.

 

Quizá para tu estancia en Singapur tu móvil sea más que suficiente. De esta forma pasarás desapercibido cuando estés haciendo Fotografía de Calle y podrás captar escenas de la vida cotidiana con muchísima facilidad.

 

Además, podrás pasearte ligero. Créeme, cuando te enfrentas a 30º con 99% de humedad, lo último que te apetece es cargar con 5 kilos en la espalda. Esas gotas de sudor resbalando por la piel hasta llegar a la cintura por el roce de la mochila con la ropa son exasperantes.

 

En Patagonia en cambio, puede que necesites determinados objetivos (un gran angular…) y accesorios.

 

¡Ah! Los accesorios…

 

Baterías, cargadores, tarjetas de memoria, trípode, filtros, disparador remoto…

 

Vamos a dejar aquí la lista por hoy.

 

Porque si se te ha metido entre ceja y ceja que quieres una foto de las Torres del Paine, tendrás que tener en cuenta que se tardan 4 horas andando en llegar al mirador. Y tienes 4 horas de vuelta… Así es que el llevar una buena mochila que se adecue al senderismo, por ejemplo, es imprescindible.

 

Una vez más, la planificación es esencial. Si no sabes lo qué vas a fotografiar o qué vas a hacer y a qué te enfrentas, no podrás tomar decisiones inteligentes sobre tu equipo.

 

5. ¡No te olvides de explorar la localización!

 

Lo ideal sería que pudieras dedicar tiempo (unas horas o una mañana, por ejemplo) a explorar la localización antes del día en que planear hacer tus fotos. De esta forma te aseguras de dos cosas.

 

La primera, que el lugar merece la pena tal y como habías comprobado durante la planificación previa.

 

Y la segunda, que no te vas encontrar sorpresas de última hora cuando vayas a hacer la foto. Esas sorpresas pueden ser negativas (como que el acesso esté cortado) o positivas (que encuentres varias composiciones interesantes que no habías imaginado).

 

En la mayoría de los casos, esto se resume en explorar la zona durante un momento del día distinto al que harás las fotos. Por ejemplo, puedes visitar la localización por la tarde, antes de que se ponga el sol, si lo que quieres es hacer fotos durante la hora azul. O en algún momento del día si lo que buscas es fotografiar el amanecer al día siguiente.

 

O incluso no tiene por qué ser pocas horas o un día antes de hacer la foto.

 

Imagina que has encontrado una localización que no se encuentra lejos de casa y planeas hacer fotos dentro de un par de meses, cuando se dan las mejores condiciones. Prueba a explorarla una o varias veces, examina bien el terreno y fíjate en los pros y en los contras.

 

Es más, si estás dedicando unas horas, un día o varios días a explorar unas cuantas localizaciones, usa PhotoPills para geolocalizar cada una de ellas. Haz fotos de lo que consideres más interesante para el día de la captura. Y toma notas de todo aquello que sea relevante.

 

Cuanto más atado lo tengas todo, mejor.  

 

Y además, puede servirte para futuras sesiones, no sólo para la que estás planificando en este momento.

 

Una última cosa.

 

No te confundas. El hecho de explorar la localización con antelación no se aplica sólo a la Fotografía de Paisaje. Vale para cualquier disciplina.

 

Imagina que eres un apasionado de la Fotografía de Calle y quieres fotografiar un mercado. El hecho de ir con antelación te facilitará mucho la tarea. Podrás observar si está abierto o no, cómo es el acceso, qué actitud tiene la gente, cómo son las condiciones de luz y un sinfín de detalles que importan.

 

6. No le pongas límites a tu imaginación

 

El momento del disparo es crucial. Sí.

 

Pero la planificación es definitiva. Es la que determina si el resultado final, la imagen que has capturado, se parece a lo que imaginaste un día. Esa foto que no puedes quitarte de la cabeza…

 

Porque tu imaginación no tiene límites. De eso no cabe duda.

 

Pero… ¿Por qué no hacer que esa imagen soñada se convierta en realidad?

 

¡Claro sí!

 

Y para ello, necesitarás una planificación que determine si tu fotografía de viajes es posible y, en caso de serlo, dónde y cómo puedes conseguirlo aprovechando al máximo el tiempo de que dispones.

 

Y todo pasándotelo en grande. Porque de eso se trata, ¿no crees?

 


Sandra Vallaure

Sandra Vallaure

Apasionada de la fotografía y de los viajes. Autora del blog Sifakka y productora del podcast Destino Sifakka. Ha viajado a más de 35 países y ha vivido en Marruecos, México, Francia, Australia y Nueva Zelanda (además de España). No se cansa de hacer la maleta, en busca de experiencias que le permitan crecer como persona y como fotógrafa. Viaja para vivir y fotografía para no olvidar.

Deja un comentario





Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.